10 Cosas que No Deberías Calentar en el Microondas: ¡Precauciones Importantes!

El microondas es un electrodoméstico indispensable en la cocina moderna debido a su conveniencia y rapidez para calentar alimentos. Sin embargo, es importante recordar que no todos los alimentos y recipientes son aptos para el microondas.

Calentar ciertos elementos en este aparato puede tener consecuencias no deseadas, desde incendios hasta la liberación de sustancias dañinas.

En este artículo, exploraremos las 10 cosas que definitivamente no deberías calentar en el microondas. Acompáñanos en este viaje por las precauciones esenciales para garantizar un uso seguro y eficaz de tu microondas.

10 Cosas que No Deberías Calentar en el Microondas

A continuación algunos ejemplos de lo que NO deberías calentar en el microondas:

1. Huevo con cáscara:

Para empezar, cuando se intenta calentar un huevo en el microondas, se genera una acumulación de vapor dentro de su cascarón que puede causar que se rompa tanto dentro como fuera del aparato.

Sin embargo, si deseas cocinar huevos en el microondas, existen recipientes específicos que pueden prevenir esta situación.

2. Chiles o similar:

En contraste, al calentar chiles o morrones en el microondas, es posible que liberen capsaicina, lo que puede resultar en irritación ocular al abrir el aparato.

Para evitar este problema, se recomienda calentar los chiles o morrón en la cocina o, en su defecto, esperar unos minutos después de calentarlos en el microondas para permitir que los vapores se disipen antes de abrir la puerta.

3. Hojas verdes:

Las verduras de hojas verdes requieren algo de humedad al cocinarse en este electrodoméstico, ya que si se colocan en el microondas sin humedad, podrían generar chispas.

Además, es necesario emplear un recipiente adecuado al calentar este tipo de alimentos en el microondas.

4. Salsa de tomate:

Debido a la densidad de la salsa, el vapor que se genera durante la cocción puede provocar pequeñas explosiones, lo que resultaría en la suciedad del interior del microondas.

5. Agua:

El calentamiento de agua en el microondas puede ser riesgoso, ya que puede sobrecalentarse, acumulando energía sin llegar a hervir. Si se introduce un objeto en este punto, el agua podría burbujear de manera repentina.

Para evitar esta situación, se recomienda calentar el agua junto con un alimento para que las burbujas se adhieran al alimento y se reduzca el riesgo de sobrecalentamiento.

6. Uvas:

Aparte de las verduras de hojas verdes, las uvas también pueden generar chispas e incluso causar un incendio. Este fenómeno se debe a la presencia de un plasma brillante en estas frutas, que tiene el potencial de provocar explosiones.

7. Bolsas de papel:

Básicamente, podrían generar vapores peligrosos que provocaría un incendio.

8. Bolsas de plástico:

Si el recipiente no es apto para el microondas, existe la posibilidad de que se derrita o de que se transfieran sustancias dañinas a nuestros alimentos.

9. Recipientes de poliestireno expandido:

Muchos de estos recipientes no resisten las altas temperaturas, por lo que es fundamental que verifiques si son seguros para su uso en este aparato.

10. Palillos de madera:

Por último, las fibras de estos materiales son altamente inflamables y pueden prenderse fuego en el interior del microondas con la exposición al calor.