fbpx Saltar al contenido

Lasaña de papa con salsa blanca

En estos tiempos en que debemos estar en casa respetando el periodo de aislamiento, podemos aprovechar para hacer todas esas cosas que hemos dejado aplazadas por falta de tiempo.

Esta receta era una de mis asignaturas pendientes, sin más me dispuse a hacerla y les puedo asegurar de que el resultado fue extremadamente delicioso.

Si bien son ingredientes que solemos utilizar en la cocina no siempre se nos ocurre combinarlos así, es un plato que sale de lo común y que sobretodo es para toda la familia. Tal vez la lasagna ó lasaña tradicional no sea un plato muy querido por los mas chicos.

Sin embargo la receta de hoy, combina deliciosos ingredientes tales como el jamón y queso que lo hacen irresistible.

Sorprendé a todos y ¡manos a la obra!

Ingredientes

1 kg de Papa blanca
250 gr de Jamón en fetas
250 gr de Queso mozzarella en fetas
150 g de Queso parmesano rallado

Salsa blanca
3 Cucharadas de manteca
4 Cucharadas de harina de trigo
1 Litro de leche
200 cc de Crema de leche
Sal, pimienta negra y nuez moscada rallada al gusto

Procedimiento

Vamos a lavar bien las papas y las vamos a cortar en mitades sin sacarles la cáscara, las tenemos que hacer hervir por unos minutos. La idea es darles un golpe de cocción como para que luego no cueste tanto cocinarse en el horno.

Una vez que ya las escurrimos, dejamos enfriar y les retiramos la cáscara. Tenemos que cortarlas en láminas finas y salpimentarlas. Reservamos.

Ahora para la salsa especial, ponemos en una cacerolita la manteca hasta que se derrita. En ese momento agregamos la mitad de una cebolla cortada en cubitos, revolvemos para que no se pegue.

Una vez que la cebolla se ha dorado, incorporamos rápidamente la harina y mezclamos.

Sin dejar de mezclar incorporamos de a poco la leche, añadimos también la nuez moscada  y salpimentamos. Mezclamos sin parar hasta que la preparación espese y forme la salsa.

Apagamos el fuego, en ese momento agregamos las cucharadas de queso parmesano y la crema de leche. Mezclamos bien.

Ahora vamos a comenzar con el armado de esta deliciosa lasagna y para ellos vamos a necesitar una fuente de vidrio como de esas que usamos para hacer pastel de papa. En el caso de no contar con una fuente así, lo podemos hacer en una bandeja.

Vamos a ir acomodando todo por capas, colocamos en la base con un cucharon un poco de la salsa blanca, luego una capa de las láminas de papas, acomodamos bien cubriendo cada capa.

Luego una capa de jamón cocido, una capa de queso muzzarella y por encima una capa de salsa blanca.

Vamos a repetir la operación solo procurando terminar con la salsa blanca.

Espolvoreamos queso rallado cubriendo toda la superficie.

Llevamos al horno moderado por unos 40 minutos, debemos asegurarnos de que el queso rallado este bien gratinado.

Pasado este tiempo, retiramos del horno y servimos. Podemos acompañar con una buena ensalada de rúcula y tomatitos cherry.