Saltar al contenido

Cómo se baila la chacarera

 

La chacarera es una de las danzas más populares y más vigentes del folklore argentino, que se conoce y practica en casi todo el país; y se baila de manera natural en Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy y Catamarca. Corresponde al grupo de las danzas picarescas, en la que los bailarines juegan con la galantería y la conquista amorosa, no sólo a través del baile sino también con las miradas, sonrisas y gestos. Es una danza de ritmo festivo y alegre, movimientos vivaces y, tradicionalmente, pareja suelta que se mueve independientemente de otras parejas. Actualmente, pertenece a las danzas que empezaron a bailarse en rondas colectivas, en peñas o festivales populares. Se baila con castañetas y paso criollo básico.

 

Coreografía[nextpage title=”Coreografía”]

En posición inicial, la pareja se coloca enfrentada sobre la mediana del cuadrado imaginario de baile. En la chacarera se introduce una figura particular llamada avance y retroceso : los bailarines dibujan un rombo saliendo por sus lados derechos y realizando dos pasos hacia delante (avance) y dos pasos hacia atrás (retroceso). Esta figura puede ser reemplazada por un giro. Luego se realiza un giro en el área, volviendo a la misma base, seguido por una vuelta entera en la que los bailarines describen un círculo, pasando por la base del compañero y volviendo a su lugar de partida.  Le siguen el zapateo del hombre y el zarandeo de la mujer, otra vuelta entera y otro tramo de zapateo y zarandeo.  Para terminar, emprenden una media vuelta en la que cambian de base y realizan el giro final y la coronación. En el giro final, los bailarines llegan a mitad del recorrido y giran sobre sí mismos para encontrarse en el centro y coronarse. Como la mayoría de nuestras danzas, la chacarera tiene dos partes, la Primera y la Segunda, que se bailan igual.

chacarerarazafolklorica

La chacarera doble

Una variante típica es la chacarera doble, originaria de Santiago del Estero, en la que se agrega un estribillo de cuatro compases a las coplas, por lo que la coreografía se amplía. Las figuras que se agregan son: un avance y retroceso luego del primero, un giro después de cada zapateo y zarandeo, y un zapateo y zarandeo de 4 compases después de la media vuelta. Este último zapateo y zarandeo puede reemplazarse por avance y retroceso.