Saltar al contenido

El trabajo artesanal de la piedra

El trabajo artesanal de la piedra se remonta a los principios de cada cultura de la Humanidad, todos los pueblos del mundo han trabajado la piedra en la necesidad de poseer herramientas de potencia, durabilidad y corte, y posteriormente los artesanos de la piedra se dedicaron al diseño de artefactos rituales y elementos prácticos o decorativos.

Trabajar la piedra se puede dividir en varios rubros artesanales, según el objetivo de su producto final y de las técnicas empleadas…

Diferentes técnicas manuales se emplean según el tipo de trabajo con el que das forma a la piedra, estos pueden ser:

  1. Labra en piedra, es el trabajo más duro para el artesano ya que se trata de labrar piedras duras como el granito con resultados prácticos: escalones, morteros, pilares, etc. Se trabaja con herramientas manuales (punta, cincel, martillo) y actualmente también con la ayuda de herramientas manuales eléctricas (rotomartillo, amoladora angular, etc. con puntas diamantadas)
  2. Talla en piedra, es el trabajo fino del escultor, ya sea con fines artesanales o artísticos, sobre piedras de diferentes durezas (mármol, esteatita, alabastro, lapislázuli, etc.) Se trabaja la talla con herramientas manuales (punta, cincel, martillo) y también con el valioso aporte de herramientas manuales eléctricas (rotomartillo, amoladora angular, cortadoras de cerámicos, etc. y con puntas diamantadas y discos de corte diamantados)
  3. Lapidación, se trata de la creación de gemas para joyería, (se trabaja con herramientas de corte y pulido manuales y eléctricas bajo chorro de agua) y de esta forma se logran:
  • Cabouchones (piedras semi preciosas con base y redondeadas)
  • Piedras de tamboreo (de formas irregulares pero pulidas)
  • Facetadas (son las más exquisitas creaciones con piedras preciosas y semipreciosas donde las caras o facetas brindan brillos sumados a la pureza y transparencia de la gema)

Es muy importante, al iniciarse en el tipo de trabajo en piedra, definir principalmente:

  1. El trabajo final al que se aspira, para poder elegir el rubro que más se adecue con nuestra personalidad
  2. El mercado que es necesario aspirar a conquistar
  3. La cercanía de los materiales necesarios para trabajar
  4. El espacio de trabajo o taller de piedra, teniendo en cuenta su residuo más molesto y peligroso para la salud: el polvo (que no debe molestar a los vecinos ni introducirse en la casa donde vives)

Los mejores tallistas, labradores y lapidarios del país son muy orgullosos de su oficio, por eso te acercamos sus obras en este artículo.

El trabajo artesanal de la piedra es un trabajo sacrificado: se requiere fuerza física y fortaleza de espíritu, además de paciencia, buenos elementos de seguridad y salubridad (máscaras con filtros para polvo fino, herramientas de corte con chorro de agua, aspiradores de polvo para el taller o un taller muy ventilado o en galería) y la aceptación de trabajar con mucho calor en verano y mucho frío en invierno…