Saltar al contenido

Tortilla de papas sin freír

Te hemos pasado anteriormente recetas sencillas en las que hemos tratado de facilitar un poco las cosas cambiando las versiones de las mismas, ya sea para hacerlas más rápidas o para ahorrar algunos ingredientes.

Esta vez te traemos esta receta que es super sencilla para hacer y sobretodo muy sana, ya que en vez de freír las papas para hacer la tortilla y perder tiempo, las vamos a hacer en el microondas y nos vamos a ahorrar ese paso que a veces resulta un poco molesto.

Es una receta ideal para aquellos a los que nos encanta la tortilla de papas pero tenemos miedo de que nos caiga pesada o para aquellos que se están cuidando pero quieren darse un gustito.

Para hacer la tortilla utilizaremos el microondas para cocinar las papas pero si no tenemos microondas  podemos hacerlas al vapor y luego seguiremos con el procedimiento habitual.

Ingredientes

1 kg de Papas

1 Cebolla

6 Huevos

Sal y condimentos

1 Diente de ajo

Preparación

Comenzamos pelando las papas y cortándolas en rodajas finitas, las enjuagamos para retirar el almidón. También vamos a picar la cebolla en cubitos.

Luego que tenemos estos ingredientes listos los ponemos juntos en un recipiente apto para microondas con un chorrito de agua. Lo tapamos con film, pinchamos un poco por arriba y llevamos al microondas por aproximadamente 5 minutos.

Pasado ese tiempo, retiramos y tratamos de dar vuelta las papas o movemos un poco para que se termine de cocinarse de una forma pareja. Colocamos otra vez por unos 5 minutos más y pinchamos para asegurarnos de que se haya cocinado bien todas las papas. Dejamos enfriar.

Por otro lado colocamos los huevos en un recipiente y batimos ligeramente, salpimentamos y los condimentamos como más nos guste. A mi personalmente me encanta agregarle comino y ajo, le queda excelente esa combinación.

Luego incorporamos las papas y la cebolla, mezclamos bien y comenzamos a armar la tortilla.

Vamos a preparar una sartén con apenas un chorrito de aceite, la llevamos al fuego y una vez comprobamos que esta caliente, volcamos la preparación. Esparcimos bien.

Cuando vemos que los bordes ya se han dorado y que la parte de arriba ya se ha coagulado, vamos a darla vuelta con mucho cuidado con la ayuda de un plato.

Dejamos cocinar por unos minutos más y retiramos del fuego, servimos en un plato y decoramos con una ramita de perejil.