Home » Leyendas y cuentos! » La Diabla Vieja

La Diabla Vieja

Cuento de Campo

—Hay que andarse con mucho cuidado cuando se entra en el monte porque bien puede la vieja aparecerse y comerte— así me decía mi abuelo cada vez que por traviesa pretendía ir sola al monte cercano.

Tanto le insistí yo para saber de qué vieja me hablaba que al fin me contó una antigua historia que ahora voy a contarles para que ustedes también se anden con cuidado.

Hace ya mucho tiempo, vivían por acá, cerca de donde vivo, una familia muy trabajadora que tenía dos niños pequeños que a pesar de su edad ayudaban en todo lo que podían.

Un día viendo a sus padres con mucha tarea, decidieron ir solos a buscar leña. Reían y cantaban mientras juntaban troncos y ramas para el hogar, cuando de repente vislumbraron a lo lejos un cúmulo blanco. Creyendo que se trataba de leña que alguien había juntado y dejado abandonada se acercaron corriendo. Desilusionados al comprobar que se trataba de un montón de huesos de caballos, siguieron arrastrando su carretilla buscando más leña cuando nuevamente, algo más lejos, vieron otro gran bulto que creyeron de leña, pero no, eran unas rocas cubiertas de varillas frágiles e inútiles. Siguieron juntando algo de leña cuando de pronto descubrieron que se hacía de noche. Miraron y miraron sin encontrar el camino de regreso. ¡Persiguiendo los bultos se habían perdido!

Hambrientos, asustados y muertos de frio avanzaron hasta divisar una luz un poco más lejos. Se acercaron dispuestos a pedir ayuda.

Una viejita les abrió la puerta y les preguntó amablemente qué les sucedía. Le contaron todo y ella compasiva les invitó a entrar y calentarse junto al fuego, para luego ofrecerles un plato con papas y carne asada. Los niños comieron sin darse cuenta que en realidad eran piedras y pulpa de sapo.

Luego de comer la vieja le dijo al niño que se recostara junto al fuego y a la niña la invitó a su jergón.

Al cantar del gallo despertó el niño y buscó a su hermana sin hallarla. La vieja le dijo que había ido al pozo a buscar agua y al mismo tiempo le tendió una calabaza para que él también le trajese agua.

Salió el niño y fue al pozo, pero al llegar en vez de a su hermana encontró un sapo que saltando para alejarse con prisa le dijo:

—No es esa una calabaza, es la calavera de tu hermana…croac croac. La vieja se la comió durante la noche. Croac, croac, croac. ¡La vieja es vieja diabla y ahora te comerá! Croac Croac…

El sapo desapareció y el niño aterrado corrió tras él, y corriendo corriendo llegó a su casa, donde sus padres desesperados sollozaban pues ya no sabían dónde buscarlos.

El niño les contó todo y juntos regresaron a buscar a la niña, pero… ni vieja, ni cueva, ni hermana pudieron encontrar.

La vieja sigue oculta en los montes esperando otros niños descuidados para comérselos.

Y así termina el cuento que me contaron y ahora les cuento yo.

Recopilación y Adaptación: Ana Cuevas Unamuno

Imagen tomada de: CamilaSegura

About Ana Cuevas Unamuno

Ana Cuevas Unamuno
Mi nombre es Ana Cuevas Unamuno y soy Escritora y Cuentacuentos. Desde muy pequeña descubrí el valor de la palabra, la sublime fuerza de una historia contada, capaz de levantar, frente a los ojos asombrados de quienes escuchan o leen, imágenes vívidas de mundos y realidades, donde todos, de alguna manera, nos vemos reflejados. Este descubrimiento me llevó y me lleva a contar historias en libros y en espectáculos, a recorrer caminos, a participar en encuentros, congresos y festivales con el oído atento y en la voz el cuento. Presenté mis espectáculos de narración oral para chicos y adultos en ferias del libro, cafés literarios, librerías, universidades, plazas, parques y teatros. Como narradora camino pueblos llevando cuentos y además he participado (y participo) en diversos espectáculos y encuentros, y en los Congresos de Narradores Orales organizados por la Feria del libro de Argentina. En ferias del libro del país y del extranjero, así como en diversos encuentros internacionales y nacionales de Cuentería. Como escritora llevo ya publicados más de veinte libros tanto en Argentina como en México. He sido invitada y participado en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores, entre ellos en San Juan, En Mendoza, y en Chile, México, Bolivia, Uruguay, Panamá. Y he obtenido algún que otro premio y mención.

Check Also

"El abuelo inmortal"- Escultura de  Angel Eusebio Ibarra García en el barrio de Palermo

¿Quiénes son los descendientes de San Martín? La historia

  Nuestro tan querido y respetado prócer el General José de San Martín, padre de la ...

Loading Facebook Comments ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies