fbpx Saltar al contenido

Albóndigas rellenas

Recetas sencillas y fáciles de hacer son las que más nos gustan y si son económicas mucho mejor.

La receta que te traemos hoy, reúne todas estas cualidades y además es una de las más rápidas de preparar.

Así que si estás apurada y no sabes que cocinar, te recomiendo sin dudar este exquisito plato.

Varía un poco de las clásicas albóndigas que siempre hacemos con salsa, por ello podemos acompañarlas con cualquier clase de guarnición. Es algo que les gustará a todos.

Digamos la verdad… ¿quién puede resistirse a unas deliciosas albóndigas rellenas?

Entonces mano a la obra y no perdamos tiempo. Compartí la receta.

Ingredientes

250 gr de Carne picada especial
100 gr de Queso mozzarella
1 Diente de Ajo
80 gr de Manteca
1 pizca de Tomillo o romero seco
1 Limón
Aceite de oliva o girasol
Sal y pimienta a gusto

Procedimiento

En un recipiente colocamos la carne picada, vamos a salpimentar  y a condimentar con los condimentos que más nos gusten pero no demasiado porque luego las albóndigas serán bañadas con una salsita que ya estará condimentada.

Comenzamos a mezclar bien la carne picada, cuanto más mezclemos mejor así conseguiremos que la carne se ligue con facilidad para que luego no se nos desarme la forma clásica de las albóndigas.

Ahora sí vamos a ir agarrando puchitos de carne picada, le vamos a ir dando forma de pelotitas, cuando vemos que ese es el tamaño deseado, presionamos con las palmas de la mano, le agregamos el cubito de queso en el medio y cerramos bien para que no se nos escape el relleno. Con mucho cuidado, volvemos a darle forma.

Una vez que tenemos todas las albóndigas listas las colocamos en una sartén junto a un chorrito de aceite y hacemos que se doren de ambos lados.

Luego ponemos en una fuente y llevamos a horno moderado por unos 30 minutos.

Mientras tanto, agarramos la sartén en donde habíamos hecho dorar la carne y vamos a agregarle un pedacito de manteca.

Llevamos a fuego mínimo y le agregamos el ajo cortado en láminas, dejamos dorar por unos minutos y retiramos del fuego. Vamos a agregarle jugo de limón y tomillo ó romero seco, obviamente de que si lo utilizamos fresco es mucho mejor. Mezclamos bien.

Retiramos las albóndigas de horno, las colocamos en un plato y las bañamos con la salsita que hicimos.

Estás albóndigas son ideales para acompañar con un arroz blanco o tal vez si las hacemos pequeñas, las podemos utilizar en una de esas clásicas picaditas con amigos o familiares.